domingo, 18 de octubre de 2009

El Tao de Epicuro

En esta vida hay desde el inicio de los tiempos, tres placeres fundamentales que han regido la vida y el desarrollo humano, antaño necesidades principales y actualmente placeres fisicos con ciertas connotaciones y matices intelectuales reflejados en la narrativa erotica o en la industria cinematografica de serie x. El Tao aqui expuesto es un camino superconductor que desemboca en el equilibrio entre lo duradero y lo intenso.

SEXO:
uno de los placeres mas utilitarios sino el mas intenso de nuestra sociedad actual, ya sea practicado en un vehiculo, un aposento, o para los mas atrevidos en la via publica, el sexo es el placer fisico mas intenso de los tres y el menos duradero, claro esta en lo que al ser humano se refiere, y no solo es calificado de intenso sino tambien de adictivo, lo que puede recordar a ciertas drogas actuales o ser considerado como terapia vulgar de adelgazamiento, esto sin preliminares puede durar como maximo y en codiciones normales de quince a veinte minutos y dejando de lado la cuestion erotica, considerada como preliminar o precalentamiento sexual.

SUEÑO
he aqui el placer mas duradero de los tres, el reconfortante sueño, uno es capaz de dormir todas las horas que hagan falta hasta que el cuerpo quede satisfecho y descansado dada la intensa actividad realizada anteriormente, todo sueño relajante comienza cuando el cuerpo adquiere parcialmente la quietud de la piedra, mientras descansamos, el desgaste del cuerpo es procesado por nuestro cerebro trabajando en estado de hibernacion a modo de defragmentador, encargado de que el cuerpo este en condiciones optimas para la realizacion de ejercicios posteriores. La resistencia humana al sueño es posible hasta nueve dias, etapa en la cual el desgaste es demasiado evidente, y causa la muerte de la persona en cuestion.

COMIDA
de entre los tres placeres, la comida, diferente de la mera alimentación, es el placer mas equilibrado ya que se situa entre los dos placeres anteriores, el criterio que me ha empujado a esta determinacion es la contemplacion y praxis de todas ellas, en la que se demuestra claramente que comer es un placer multisensorial que nos solo es intenso sino que tambien es duradero, ya que con unas breves pausas uno puede comer todo el dia, o lo que tu estomago este dispuesto a aguantar, este placer es el mas mesurado ya que no es el mas intenso ni tampoco el mas duradero, pero tiene algo de ambos, esto recuerda al ying-yang o camino taoista oriental, el que claramente hay dos elemento en discordia, una dialectica oriental, el color blanco y el color negro, pero cada uno tiene un nucleo opuesto, el elemento blanco tiene un circulo negro y el elemento negro uno blanco, por lo que ni lo bueno es tan bueno ni lo malo tan malo, buscando lo equlibrado el acto degustativo es un placer que tiene algo de ambos sin llegar necesariamente a sobrepasarlos.
Publicar un comentario